en madrid, ¡a barrientos!

en madrid, ¡a barrientos!

En los últimos meses -ya quizá años- han florecido en Madrid las cavas de cigarros. Y nos puede parecer que es algo novedoso, aunque más bien hayamos de convenir que no se trata de nuevas cavas sino que son las de siempre remozadas. Vivimos en tiempos de espectáculos y si uno no muestra sus cigarros explotando de humedad y amontonados como dádivas de una naturaleza esplendorosa pues parece que no va a vender nada. A nosotros este espíritu del tiempo no nos parece mal si los cigarros están bien conservados.

Unas de las cavas que se ha reinventado ha sido el estanco Barrientos, plantado hoy en la madrileña Plaza del Perú a pocos metros del clasicismo de las cigalas de Marbella o el marmitako de Doña Paca y a un suspiro de esos pisco sour de Tanta que siempre hay que pedir por parejas. Con el traslado el estanco tiene un local más grande y vistoso en esa misma plaza y la cava se ha hecho trasparente; uno puede penetrar en ella y ver las referencias ordenadas en cajones de madera. No es una cava enorme pero es lo suficientemente grande como para contener lo importante e incluso bastantes de esas frivolidades que nos gusta fumar de cuando en cuando.

No es un estanco especialmente bonito pero no nos debe asombrar porque la mayoría de los recientes no lo son (véase, por ejemplo, el atentado contra todo lo bello de la última reforma de la cava de El Corte Inglés de Castellana). Nada más entrar nos topamos con la sobria y franca amabilidad de María Antonia y Eugenio, que demuestran que se puede ser familia y atender un negocio. Ofrecen siempre conversación, pero no toman la iniciativa. Hacen gala de un respeto y una cercanía que son muy ingleses y que se agradecen como un resto de civilización entre tanto Juego de Tronos.

Abren a mediodía. Tienen todas las referencias de los habanos y no pocos cigarros de otras procedencias: gran variedad de Davidoff (lo cual es muy de agradecer) y de Joyas de Nicaragua, Quesada, Macanudo y otras marcas. Aunque lo peculiar de esta cava son los cigarros habanos raros y antiguos que uno puede encontrar: Eugenio guarda Ediciones Limitadas de años pretéritos y uno, si tiene suerte, puede llevarse alguno de esos cigarros a unos precios que hoy, dicho sea de paso, son más que asequibles. Así hemos tenido oportunidad de fumar, hace no tanto, los Romeo y Julieta Hermosos nº 1 y 2 (Ediciones Limitadas de 2003 y 2004). Nos gustaron más que en su momento. Pero también aparecen por ahí de vez en cuando cigarros torcidos para la Casa del Habano que apenas se ven en otros sitios. A él le debemos haber fumado los Mercaderes, Oficios y Murallas, cigarros de San Cristóbal de la Habana torcidos exclusivamente para La Casa del Habano. Cigarros difíciles de encontrar y magníficos. Así pues, ¡a Barrientos!

Estanco Barrientos

Plaza del Perú, 5 28016 (Madrid)

http://www.estancobarrientoschamartin.com/es/

 

Si te gusta, compártelo:
Facebook
Facebook
INSTAGRAM