h. upmann, magnum 56

h. upmann, magnum 56

Las anteriores Ediciones Limitadas de H. Upmann fueron magníficas (y nadie nos puede acusar de no alabarlas). Este Magnum 56 del que hoy hablamos tiene 2 anillas aunque en el fondo son 3 (la de H. Upmann, la de Magnum 56 y la de Edición Limitada). En la caja los puros lucen un aspecto magnífico, casi brillante. Al abrirla un olor maravilloso inunda toda la estancia. Es un cigarro que huele a chocolate y a miel. Es de un color carmelita oscuro, más oscuro que otros H. Upmann regulares (por ejemplo que su hermano el Magnum 46). El fumador habitual de habanos no está acostumbrado a estos cepos tan gruesos. A nosotros –y esto es una preferencia personal– nos gustan más finos, nos cuesta acostumbrarnos a estos calibres (como nos costó acostumbrarnos al Cohiba Robusto Supremo).

En este caso nuestro Magnum 56 tiene un tiro estupendo, pero no excesivo; es un cigarro con mucho tabaco y a cada boqueada se exhala un humo denso y concentrado que produce un efecto de mayor intensidad por más que, de hecho, sea un tabaco más o menos suave (suave/medio). Muestra su carácter desde el encendido, es muy sabroso. Aunque debemos señalar una sorpresa negativa: las primeras caladas ofrecieron momentos un poco agrestes, con algunas notas discordantes. Ceniza compacta color blanco nata (aunque en una cata posterior este mismo cigarro presentaba una ceniza con vetas grises). Pronto el cigarro empieza a ofrecer todo su esplendor: suavidad y carácter. Es un puro con notas dulces a vainilla, con un fondo tostado que parece caramelo quemado y chocolate. Notas torrefactas.

El humo que desprende recuerda a cuero, a zapaterías. Y entonces nos encontramos con cerca de 80 minutos de esta maravilla que nos ofrece este tabaco cubano. No es un cigarro de muchas complejidades, aunque lo que entrega es un ejemplo de carácter, un sabor que ya no podremos olvidar. Muy adecuado, por ejemplo, para los fumadores habituales de tabaco de otras procedencias. Es posible que dentro de unos meses –incluso un año– el tabaco no sólo no se amanse sino que gane en complejidades –y esto a pesar de que, por ser una Edición Limitada, ya ha estado añejado más que los cigarros de fabricación regular. Guardaremos unos para comprobar su evolución. Pero no dejemos de fumarlo ahora: algo nos dice que estos cigarros durarán poco en las cavas. Fecha de la cata: 29 de enero de 2016.

MARCA: H Upmann; CEPO: 56; LONGITUD: 150 mm; VITOLA DE SALIDA: Magnum 56; FORTALEZA: Media; PRECIO*: 18 €; TIEMPO DE FUMADA: 60-80 minutos; VITOLA GALERA: Magnum 56
*Precio por unidad para la península ibérica en 2016.

 

Si te gusta, compártelo:
Facebook
Facebook
INSTAGRAM