h. upmann, nº 2

h. upmann, nº 2

En el mundo de los habanos hay algo digno de extrema admiración: no hay mes en que no cambien una anilla, la forma de una caja o el modo de empaquetar unos cigarros. Y con exactitud suiza el resultado es siempre clásico y nace con el sabor de lo que ya es antiguo. En la fotografía de esta cata incluimos la versión clásica del H. Upmann nº 2, el cigarro de esta semana. Desde hace unos meses este cigarro ya trae la nueva anilla de la marca, nueva sólo por ser distinta de la anterior.

Se trata de un cigarro con un formato relativamente común en el vitolario de habanos: es idéntico, por ejemplo, a la Serie P nº 2 de Partagás o al Montecristo nº 2. Se trata de un cigarro que no es frecuente encontrar salvo en las mejores cavas: por esta razón el comprador ávido puede hacerse aún con algunos cuya anilla sea similar a la de nuestra fotografía. Y si lo recomendamos no es tanto por una vitofilia desmedida cuanto porque en este caso el cigarro gana con un tiempo de guarda. El nuestro llevaba cuatro años añejándose en el humidor; con estos cigarros sucede algo que puede parecer extraño: tras unos años se tornan más complejos y con una fortaleza más marcada. Si uno los fuma demasiado pronto puede parecer suaves y sin matices pero unos años después esos mismos puros pueden resultar más poderosos que sus hermanos los Montecristo nº 2. Y con una complejidad realmente maravillosa.

En crudo el cigarro huele ligeramente a miel y a madera. Presenta un color oscuro que se está suavizando con el tiempo. En cuanto lo encendemos el humo desprende notas a laurel. Las primeras boqueadas son ya de un carácter y una compensación sobrecogedores. Aparecen sucesivamente las notas a madera con un fondo de dulcedumbre, a vainilla, a frutos secos que alternativamente recuerdan a plátano seco o incluso a coco y después a almendras o anacardos. El primer tercio el cigarro no quema uniformemente. La ceniza se construye con vetas claras y oscuras. A mitad de cigarro los sabores tostados son los que toman el protagonismo. Lo fumamos hasta el final y quedamos con pena de que no fuera un cigarro más largo. Cuesta pensar por qué no es más popular un cigarro tan notable. Fecha de cata: 10 de enero de 2016.

 

   MARCA: H Upmann;    CEPO: 52;    LONGITUD: 156 mm;    VITOLA DE SALIDA: Upmann nº 2;    FORTALEZA: Media;    PRECIO*: 12,70 €;    TIEMPO DE FUMADA: 60-80 minutos;    VITOLA GALERA: Pirámides
*Precio por unidad para la península ibérica en 2016.
Si te gusta, compártelo:
Facebook
Facebook
INSTAGRAM