kolumbus, pirámide k-azul

kolumbus, pirámide k-azul

Entre las novedades que encontramos en los últimos meses no podemos dejar de lado a Kolumbus. Es una muy buena noticia que el mercado de los cigarros palmeros esté conociendo un resurgir con puros como los de la Finca El Sitio y estos Kolumbus de los que hoy hablamos. Y también debemos celebrar que se trate de un renacimiento basado en la búsqueda de la propia especificidad de aquellas islas. Hablaremos en estas catas de unos y de otros. Hoy probamos la Pirámide, uno de los tres cigarros que, por el momento, forman parte del vitolario que ofrece esta marca, cuya peculiaridad es que vende fundamentalmente a través de su web. Se trata de una pirámide de unas dimensiones muy adecuadas al gusto de nuestros de tiempos. El aspecto exterior es de color carmelita claro, con la apariencia mate de las cosas bien hechas. Tiene una capa fina y terrosa que nos recuerda a esos condales que antes se fumaban en las bodas insulares. Sin embargo mientras que aquéllos se hacían con tabacos de procedencias muy diversas, en el caso de los Kolumbus la tripa proviene de Breña, en La Palma.

Pero ese color no es lo único que nos recuerda a los puros que se fumaban antes en las islas: es éste un cigarro de suavidades, adecuado para una tarde ligera, para acompañar con una café americano o con un long drink en el que se condensa la ligereza de la vida o la brevedad –ya casi una ensoñación– de todos los veranos de nuestra adolescencia. Antes de encenderlo huele a sacarina, a almíbar claro. La ceniza presenta un color blanco roto. El tiro del cigarro es fantástico desde sus comienzos hasta las últimas boqueadas.

En cuanto se enciende ofrece un sabor muy suave, parejo a la ligada y el equilibrio de los mejores tabacos dominicanos. Es suave pero con estructura: el humo es ligero aunque denso en la boca. Hay sabores que comienzan siendo de sahumerio y de madera y se acaban confundiendo con vainilla especiada. Quizá almendras, aunque siempre dentro de la elegante sutileza que acompañará toda la fumada. A mitad de cigarro aparecen unas notas ligeramente picantes que enseguida dejan paso a un regusto de agua azucarada y dulzura. El mejor término para definirlo sería elegancia, sutileza. Es un cigarro adecuado para una tarde, para un paseo, para un aperitivo eterno. Muy adecuado también para regalar, por ejemplo, a personas que se están iniciando en el mundo de los tabacos. Fecha de la cata: 22 de septiembre de 2015.

 

      MARCA: Kolumbus          CEPO: 52          LONGITUD: 156 mm          VITOLA DE SALIDA: pirámide k-azul          FORTALEZA: suave/media          PRECIO*: 7,5 €          TIEMPO DE FUMADA: 60-70 minutos  
*Precio por unidad para la península ibérica en 2016.
Si te gusta, compártelo:
Facebook
Facebook
INSTAGRAM